La Marca Personal, como lo hemos dicho muchas veces, responde a un proceso consciente de nuestro ser integral y es la respuesta a las preguntas difíciles que nos hemos hecho para encontrar un propósito específico, que nos identifica y nos proyecta.

Sin embargo, al hacer el ejercicio (que es necesario y muy enriquecedor) nos damos cuenta que de todas formas nos faltan elementos para construir una marca única, que realmente destaque y con la que nos sintamos cómodos y no elaborados.

En este caso, decidir hacer cosas que normalmente no hemos experimentado, nos abre la mente y puede sacar lo mejor de nosotros y a extraer herramientas para destacarnos de manera natural con los demás. Salir de nuestra zona de confort puede hacer una gran diferencia:

 

1. Elimine las toxinas mentales

Desarrolle una mentalidad positiva y mantenga una actitud y un estilo de comunicación atrayente permanentemente. Es cierto que no todos los días son iguales ni buenos, pero concentrarse en ver lo mejor de cada situación, nos ayuda a mantener unas muy buenas relaciones con los demás y esto nos hace personas «imán», con la que todos quieren compartir y trabajar. No se trata de estar siempre con sonrisa de payaso, aún cuando estemos tristes o decaídos, se trata de ser consciente de que podemos ser personas realmente interesadas en los demás. La invitación es ser un catalizador y un conector de buenas actitudes.

 

2. Apoye una buena causa por 60 días.

Conviértase en mentor, defensor y apoyo de las causas de otros. Una con la que se identifique y pueda enriquecer no sólo sus conocimientos sino también sus relaciones. Sea una persona con la que la gente pueda confiar y hágalo de corazón.

 

3. Conviértase en voluntario un día al mes en una obra local.

Devolverle a una comunidad algo de lo bueno que la vida le ha dado es muy enriquecedor y puede darle mucho valor y propósito a su trabajo. Ojalá su ayuda no sea sólo monetaria, pues tener la experiencia e involucrarse con las comunidades es bueno para tener nuevas y mejores ideas, conocer gente, ser más proactivo y agradecido. Hoy en día hay una gran revolución sobre el emprendimiento social que puede unir con su trabajo o idea de negocio.

 

4. Piense en usted y sométase a un cambio de imagen profesional

Muchas veces se nos van los días concentrados en el trabajo, el proyecto, la familia, la rumba.. pero es necesario sacar tiempo para cuidar los detalles de nuestra presentación personal, mantener la ropa en buen estado, identificar un estilo propio de nuestra vestimenta que nos destaque, sin que eso quiera decir que nos vamos a disfrazar. De manera consciente identifique cuáles son los accesorios que le gustan y encuentre la manera de usarlos correctamente y de a cuerdo a su entorno laboral y personal donde se mueve. Recuerde que la palabra clave es «Coherencia».

«La ropa no hace al hombre, el hombre hace al hombre. La ropa (y la marca) simplemente amplifican eso. «(Seth Godin)

 

5. Cuide sus palabras

Piense antes de hablar. Suena a cliché pero es sorprendente ver cómo las conversaciones rutinarias están llenas de sarcasmo, doble sentido, vulgaridades, palabras hirientes, etc., etc., etc. Aprenda a leer a las personas y escoja las palabras correctas para decir las cosas como son , pero de la manera más cordial y atenta. Recuerde que somos esclavos de lo que decimos.

 

Destacar y marcar la diferencia sólo con su presencia, lo que dice y cómo habla, hace que las personas también puedan beneficiarse y relacionarse.