¿Recuerdan el .GIF que fue muy popular hace un tiempo, de John Travolta perdido?

Este:

 

Bueno, ¡más de uno vive asi!

La popular escena de Pull Fiction se vuelve real en la vida de aquellos que no han establecido metas específicas en su vida. Pero, ¿Por qué es tan importante aterrizar esos objetivos? Porque vivir con intención es mas inteligente que ir a la deriva, dejando que las circunstancias decidan el presente y el futuro, generando frustración, inseguridad y confusión.

Es común oir comentarios de insatisfacción y expresiones como: «Así no era como quería envejecer» o «ya es tarde para mi y no logré hacer nada con mi vida». Lo increíble es que esas frases salen de personas que muchas veces no superan los 45 o 50 años, porque el inconsciente colectiva dice que lo importante está en manos de la juventud.  De hecho, personas jóvenes experimentan incluso esa sensación de incertidumbre cuando no pueden determinar con exactitud qué es lo que quieren.

Ahora, ¿Cómo descubrir y establecer qué es lo quiero? ¡SOÑANDO! La capacidad de soñar no sólo es un buen indicio de salud mental sino también social, pues cada vez que soñamos con algo que supera nuestras expectativas, casi siempre involucra el bienestar de otras personas proporcionando soluciones, ya sea a gran escala o o en el núcleo más cerrado.

Séneca dijo: «cuando no sabes a dónde navegar, ningún viento es favorable». O más coloquialmente: «Si no sabes a dónde ir, cualquier bus te sirve». Establecer objetivos o metas específicas hace que identificar la estrategia para lograrlo sea más fácil, y por ende, el resultado normalmente es predecible. Pero se trata de otorgarle la importancia que se merece, aterrizando esos pensamientos escribiendo detalladamente eso que se quiere lograr. Las metas u objetivos deben ser :

  • Desafiantes pero humanamente logrables.
  • Concretos, que se pueda medir el progreso en le tiempo.
  • Dependientes únicamente de la persona, y no de algo o alguien externo.

Luego se debe identificar los recursos que hacen falta para lograrlo (personas, alianzas, conocimientos, habilidades, dinero). Para encontrar un objetivo, se debe responder a la pregunta: ¿Qué SÍ quiero para mi vida?. Y la palabra clave esta en el QUERER, anhelar, soñar. Los recursos se consiguen o se crean en el camino.

 

¿Qué significa «Administración por Objetivos»?

Peter Druker, en 1954, popularizó esta expresión, también conocida como APO (por sus siglas), y su esencia consiste en identificar metas que involucren acciones y decisiones puntuales, de tal forma que se puedan percibir cambios. Determinar un plan de acción es vital para que el sueño empiece a andar y no se quede tan solo en un pensamiento etéreo.

¿Qué ventajas tiene establecer metas concretas?

  1. Despierta la motivación, tanto en la persona como en los que lo rodean. Surgen razones para despertarse cada mañana más allá de la supervivencia y eso, queridos, es VIVIR.
  2. Mejora la comunicación, no sólo al interior de la persona (diálogos internos más positivos), sino también con las personas cercanas o recién conocidas que pueden encontrar aspectos interesantes en ese soñador que propone cosas y proyecta crecimiento, y así surgen nuevos referentes y líderes.
  3. Da estructura a la vida, ayuda a fomentar una organización mental, física y del tiempo.
  4. Promueve la especialidad, es decir, ayuda a determinar los puntos más fuertes en una actividad. Así, por ejemplo, una persona puede soñar con ser médico… especialista en pediatría, y encamina sus esfuerzos a eso.
  5. Ayuda a descubrir un estilo propio que proyecta confianza y autenticidad.

Soy consciente que este proceso no siempre es fácil de emprender y que no se hace de la noche a la mañana. Sin embargo existen varias herramientas para facilitar este ejercicio y hacer la experiencia más práctica y también retadora. Decidir construir una Marca Personal fuerte requiere este primer paso que no es negociable. Así que te invito a iniciar este proceso de autoconocimiento de manera más profunda y a soñar.